www.Talisman.com Sueños y Leyendas

www.Talisman.com Sueños y Leyendas Si aún sueñas despiert@, si desconectas de la realidad, si aún crees que todo es posible, este es tu mundo.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 El gato con botas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Admin Talisman
Reina/Rey de las Hadas
Reina/Rey de las Hadas
avatar

Cantidad de envíos : 172

MensajeTema: El gato con botas   Lun Mayo 19 2008, 20:00



Érase una vez un molinero que tenía tres hijos. Al morir les dejó como herencia lo poco que poseía. El molino fue para el mayor. Al segundo le correspondió el burro. El menor, llamado Juan, heredó el gato. Los dos hermanos mayores estaban muy satisfechos con su herencia, y pronto empezaron a trabajar.

Juan, entretanto, se preguntaba cómo iba a ganarse la vida.

-Este gato no me sirve para nada -dijo Juan-. Ahora no sólo tengo qué pensar en alimentarme a mí mismo, sino que debo alimentarlo a él también.

La sorpresa de Juan fue indescriptible cuando escuchó al gato hablar.

-No te preocupes, mi amo. Tengo un plan con el que nos volveremos ricos los dos.

Juan preguntó impaciente:

-¿Qué puedes hacer? ¡Eres tan sólo un simple gato!

-Dame un sombrero fino, un par de botas y un saco grande. Yo me encargaré de todo lo demás.

-Bueno, ¿por qué no? -dijo Juan resignado-. No tengo nada que perder.

Satisfecho con su elegante apariencia, el gato con botas dejó a Juan absorto en sus pensamientos y se fue. Lo primero que hizo fue ir hasta un río a pescar. Con sus rápidas garras sacó una docena de peces.

Con el saco lleno de pescados, el gato con botas se dirigió muy ufano hacia el castillo del rey, a pedir audiencia.

-¿Y qué tiene un gato que hablar con el rey? -preguntó el guardián.

-Vengo a traerle un regalo del marqués de Carabás -dijo el gato con botas. Al llegar al salón principal, el gato le hizo la venia al rey, a la reina y a su hija, la princesa Cecilia.

-Mi amo, el marqués de Carabás, le envía saludos a su Majestad y desea hacerle entrega de estos magníficos pescados provenientes de sus ríos -dijo el gato con botas.

-Dile al marqués que agradezco inmensamente su generosidad -respondió el rey.

Cuando el gato con botas se fue, el rey le preguntó a su esposa: -¿Sabes quién es ese marqués de Carabás?

-No tengo ni la menor idea -respondió la reina-. Jamás he oído hablar de él.

El gato con botas repitió las visitas a la corte, cada vez trayendo un regalo para la familia real.

-Aquí está de nuevo el gato -cuchicheaban los cortesanos-. ¿Quién será ese marqués de Carabás?

Como nadie en la corte sabía quién era en realidad el marqués de Carabás, empezaron a inventar historias sobre él.

-He oído decir que es el hombre más rico de todo el reino -decían algunos.

-Y el más apuesto -decían otros.

Un día, cuando el gato con botas le llevó un faisán a la reina, ella le dijo:

-Tu amo debe ser muy buen cazador.

-Oh, sí -respondió el gato-. Mi amo tiene muchos talentos.

-¿Cuándo vamos a ver a ese marqués? -dijo la reina-. Queremos conocerlo.

Esa noche, el gato le anunció a su amo que la reina deseaba conocerlo.

-¿Pero cómo se te ocurre? -dijo Juan-. ¡Ni siquiera tengo una camisa presentable!

-No te preocupes -dijo el gato con botas-. Yo me haré cargo.

Al día siguiente, el gato con botas llevó a Juan hasta el río.

-Quítate la camisa y métete al agua -dijo el gato.

-Pero no sé nadar -contestó Juan, angustiado.

-No te preocupes. Haz lo que te digo.

Cuando Juan metió los pies en el río, el gato con botas lo empujó. Tal como lo había previsto, la corriente arrastró a Juan hasta el puente, en el momento preciso en el que la carroza del rey iba pasando por allí.

-¡Auxilio! -gritó Juan.

-¡Rápido! -gritó el gato con botas-. ¡El marqués de Carabás se está ahogando!

El rey hizo que dos de sus lacayos sacaran a Juan del agua. Luego le ordenó a otro ir hasta el castillo a buscarle ropa seca al marqués de Carabás. En poco tiempo, Juan ya estaba
vestido como le corresponde a todo un marqués.

-Sería un buen esposo para ti, ¿no crees? -le preguntó la reina a Cecilia.

-El marqués debe estar cansado después de este accidente -dijo el rey-. Lo llevaremos a su casa.

-¿Dónde queda exactamente su castillo? -preguntó el consejero del rey, que sospechaba de Juan y de su gato.

-Bueno..., no tengo castillo -dijo tímidamente Juan.

-El marqués es muy modesto. Allá está el castillo -intervino el gato con botas, señalando hacia un castillo que se divisaba en la colina-. Ahora si me excusan, tengo asuntos que atender -dijo el gato saltando del carruaje.

El gato con botas corrió por el camino y se le adelantó a la carroza del rey. Al poco tiempo vio a unos labriegos que trabajaban en los campos.

-Si alguien les pregunta -dijo el gato con botas-, ustedes dirán que estos campos le pertenecen al marqués de Carabás. Y el castillo también.

-Sí, señor -respondieron los campesinos.

El gato se dirigió luego hacia el castillo y golpeó en la enorme puerta de madera. Ésta se abrió lentamente. El gato con botas entró y sigilosamente caminó por los oscuros corredores. De repente, un ogro gigante apareció delante de él.

-¿Qué haces en mi castillo? -bramó el ogro.

El gato con botas se presentó con cortesía y luego dijo:

-Me han contado que tienes extraordinarios poderes mágicos y que puedes convertirte en elefante o incluso en león; pero no creo que sea verdad.

De inmediato, el ogro se transformó en león.

-¿Y qué opinas ahora? -rugió el león.

-Eso es fácil para ti -dijo el gato-. Pero, ¿podrías convertirte en algo pequeño, digamos, un ratón?

Convirtiéndose en ratón el ogro gritó: -¡Mira que sí puedo!

Sin perder tiempo, el astuto gato lo atrapó y se lo comió de un solo bocado.

Entretanto, la carroza del rey se acercaba al castillo.

-¿A quién le pertenecen estos ricos campos? -preguntó el rey a los labriegos.

-Al marqués de Carabás -respondieron ellos.

-¿Y a quién le pertenece ese castillo? -preguntó de nuevo.

-Al marqués de Carabás -contestaron ellos.

Sin tener que preocuparse más por el ogro, el gato con botas corrió por todo el castillo abriendo las pesadas cortinas para que entrara la luz del sol. Llegó a la puerta justo en el momento en que entraba la carroza.

-Bienvenidos al castillo del marqués de Carabás -anunció el gato, haciendo una profunda reverencia.

-Es precioso -dijo la reina.

-Lo felicito, marqués. Veo que ha trabajado duro -dijo el rey.

-Así es, su Majestad -dijo Juan, sin prestarle mucha atención.

Pero el joven ni siquiera miraba el castillo. Sólo tenía ojos para Cecilia de quien se enamoró desde el momento en que la vio por primera vez. Meses más tarde, Juan y Cecilia se casaron. Por supuesto, el gato con botas permaneció con ellos… ¡Y fueron felices para siempre!

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://talisman.mejorforo.net
 
El gato con botas
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El lenguaje corporal del gato
» El gato y la Brujeria
» Gato-demonio o demonio-gato?
» Lo que me pasa con un gato.....
» Desaparición de la tienda de 1880 El gato negro en la calle de la Sal

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
www.Talisman.com Sueños y Leyendas :: SABIDURIA :: Cuentos Populares-
Cambiar a: