www.Talisman.com Sueños y Leyendas

www.Talisman.com Sueños y Leyendas Si aún sueñas despiert@, si desconectas de la realidad, si aún crees que todo es posible, este es tu mundo.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Japón

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Admin Talisman
Reina/Rey de las Hadas
Reina/Rey de las Hadas
avatar

Cantidad de envíos : 172

MensajeTema: Japón   Jue Mayo 15 2008, 17:23


La mitología japonesa contiene tradiciones Shinto y budistas así como creencias populares agrícolas.
La mitología japonesa explica el origen de la familia imperial, y les representa como descendencia divina.
Los primeros dioses convocaron dos criaturas divinas a la existencia, el macho Izanagi y la hembra Izanami, y les encargaron la creación de la primera tierra. Para ayudarles a realizar esto, se les dio a Izanagi y Izanami una lanza decorada con joyas, llamada Amenonuhoko (lanza de los cielos). Entonces, las dos deidades fueron al puente entre el Cielo y la Tierra, Amenoukihashi (puente flotante de los cielos) y agitaron el océano con la lanza. Cuando las gotas de agua salada cayeron de la punta de la lanza, formaron la isla Onogoro (auto-formada).Descendieron del puente de los cielos e hicieron su casa en la isla. Ellos desearon unirse y así construyeron un pilar llamado Amenomihashira y alrededor de él levantaron un palacio llamado Yahirodono (la habitación cuya área es de 8 brazos). Izanagi e Izanami giraron alrededor del pilar en direcciones opuestas y cuando se encontraron, Izanami, la deidad femenina, habló primero con un saludo. Izanagi pensó que esta no era la manera apropiada, sin embargo se unieron de todos modos. Tuvieron dos hijos, Hiruko (infante del agua) y Awashima (isla de burbujas) pero fueron mal hechos y no se consideraron dioses.
Ellos pusieron a los niños en un bote y los embarcaron al mar, entonces les pidieron a los otros dioses una respuesta sobre lo que hicieron mal. Ellos respondieron que el dios masculino debió haber iniciado la conversación durante la ceremonia de unión. Así que Izanagi e Izanami se dirigieron alrededor del pilar una vez más, y esta vez, cuando se encontraron, Izanagi habló primero y su matrimonio fue entonces exitoso.
De esta unión nacieron el ohoyashima, o las ocho grandes islas de la cadena japonesa:
Awazi ,Iyo (posteriormente Shikoku), Ogi,Tsukusi (posteriormente Kyushu), Iki, Tsusima,
Sado, Yamato (posteriormente Honshu)
Hokkaido, Chishima, y Okinawa no fueron parte de Japón en los tiempos antiguos.
Ellos crearon seis islas más y muchas deidades. Sin embargo, Izanami murió al dar a luz al infante Kagututi (encarnación del fuego) o Ho-Masubi (causante del fuego). Ella fue enterrada en el “Monte Hiba”, en la frontera de las viejas provincias de Izumo y Hoki, cerca de Yasugi en la Prefectura de Shimane. Sumido en cólera, Izanagi mató a Kagututi. Su muerte también creó docenas de deidades.
Los dioses nacidos de Izanagi e Izanami son simbólicos sobre aspectos importantes de la naturaleza y la cultura, pero ellos son muchos para ser mencionados aquí. El hecho que de que era necesario para la deidad masculina Izanagi tomar la posición inicial mientras que la deidad femenina Izanami tuvo que estar en segundo lugar ha conducido a una falsa opinión sobre que esto es una discriminación implicada en contra del género femenino.
Izanagi se lamentó de la muerte de Izanami y emprendió un viaje a Yomi o "la tenebrosa tierra de los muertos". Izanami encontró muy poca diferencia entre Yomi y el mundo terrenal, excepto por la oscuridad eterna. Sin embargo, esta oscuridad sofocante fue suficiente para provocarle dolor en ausencia de la luz y la vida en la tierra de arriba. Rápidamente busco a Izanami y la encontró. En un principio Izanagi no pudo verla por completo debido a que las sombras ocultaban su apariencia. Sin embargo él le pidió a ella que regresara con él. Izanami le escupió, indicándole a Izanagi que ya era demasiado tarde. Ella ya había probado el alimento del inframundo y ahora ya era una con la tierra de los muertos. Ella no podría regresar más a la vida.
Izanagi se quedó impactado por estas noticias pero aun así rehusó a sus deseos de dejarla abrazar la oscuridad de Yomi. Mientras que Izanami dormía, él tomó el peine que sostenía su largo cabello y lo encendió como una antorcha. Bajo la repentina explosión de luz, él vio la horrible forma de la una vez hermosa y agraciada Izanami. Ahora ella era una forma de carne en descomposición con gusanos y criaturas asquerosas que se deslizaban sobre su cuerpo destrozado.
Gritando ruidosamente, Izanagi no tuvo control sobre su miedo y comenzó a correr, intentando volver a la vida y abandonando a su esposa muerta. Izanami se despertó chillando indignada y lo persiguió. Shikomes salvajes o las mujeres asquerosas también persiguieron al asustado Izanagi, guiadas por Izanami para atraparlo. Pensando rápidamente, Izanagi lanzó su gorro, el cual se convirtió en un racimo de uvas negras. Las shikome tropezaron con éstas pero continuaron su búsqueda. Después, Izanagi lanzó su peine, que se convirtió en un grupo de brotes de bambú. Ahora eran las criaturas de Yomi quienes comenzaron a perseguirlo, pero Izanagi orinó en un árbol, creando un gran río que aumentó su aplomo. Desafortunadamente, todavía persiguieron a Izanagi, forzándolo a lanzar melocotones sobre ellos. Él sabía que esto no los retrasaría por mucho tiempo, pero él ya estaba casi libre, porque los límites de Yomi ahora estaban más cerca.
Izanagi llegó rápidamente a la entrada y empujo un canto rodado en la boca de la caverna, la cual era la entrada a Yomi. Izanami gritó detrás de esta impenetrable barricada y le dijo a Izanagi que si él no la dejaba salir ella destruiría a 1.000 residentes vivos cada día. Él furiosamente le contestó que entonces el daría vida a 1.500.
Y de esta manera comenzó la existencia de la muerte, causada por las manos de la orgullosa Izanami, la esposa abandonada de Izanagi
Izanagi se fue a purificar después de recuperarse de su descenso a Yomi. Mientras se desnudaba y removía los adornos de su cuerpo, cada artículo que el dejaba caer al suelo formo una deidad. Incluso surgieron más dioses cuando él se sumergió en el agua para lavarse. Los más importantes fueron creados de su rostro una vez que este se lo lavo:
Amaterasu (encarnación del sol) de su ojo derecho,
Tsukiyomi (encarnación de la luna) de su ojo izquierdo, y
Susanowo (encarnación del viento o de la tormenta) de su nariz
Izanagi se dispuso a dividir el mundo entre ellos con Amaterasu heredando los cielos, Tsukiyomi tomando el control de la noche y la luna y el dios tormenta Susanowo poseyendo los mares.
Amaterasu, la poderosa diosa del sol de Japón, es la deidad más conocida.
Su incontrolable hermano Susanowo, es igualmente infame y aparece en varios cuentos. Una historia dice del comportamiento imposible de Susanowo contra Izanagi. Izanagi, cansado de las quejas repetidas de Susanowo, lo desvaneció hacia Yomi. Susanowo a regañadientes lo consintió pero tenía asuntos pendientes que atender primero. Él fue a Takamanohara (cielo) a despedirse de su hermana, Amaterasu. Amaterasu conocía que su imprevisible hermano no tenía ninguna buena intención en mente y se preparaba para la batalla. "¿Con qué propósito has venido aquí?" pregunto Amaterasu. "Para decir adiós," contestó Susanowo.
Ella no creyó sus palabras y solicitó una competencia para probar su buena fe. El desafío fue fijado en cuanto a quién produciría el niño divino más noble. Amaterasu hizo a tres mujeres de la espada de Susanowo, mientras que Susanowo hizo a cinco hombres de la cadena de ornamento de Amaterasu. Amaterasu otorgó el título a los cinco hombres hechos de sus pertenencias. Por lo tanto, atribuyeron a las tres mujeres a Susanowo.
Es suficiente con decir, que ambos dioses se declararon vencedores. La insistencia de Amatarasu en su demanda condujo Susanowo a campañas violentas que alcanzaron su clímax cuando él lanzó un potro medio desollado -un animal sagrado para Amaterasu- en la sala donde Amatarasu tejía, causando la muerte de uno de sus asistentes. Amaterasu huyó y se ocultó en la cueva llamada el Iwayado. Mientras que la encarnación del sol desapareció en la cueva, la oscuridad cubrió el mundo.
Todos los dioses y diosas en turno, trataron de convencer a Amaterasu para que saliese de la cueva, pero ella los rechazó a todos. Finalmente, el kami de la festividad, Ama no Uzume, tramó un plan. Ella colocó un gran espejo de bronce en un árbol, frente a la cueva de Amaterasu. Luego Uzume se arropó en flores y hojas y volcó una tina de baño, y comenzó a bailar sobre ella, percusionando la tina con sus pies. Finalmente, Uzume se deshizo de las hojas y flores y bailó desnuda. Todos los dioses masculinos rugieron de risa. Cuando ella se asomó después de su larga estancia en la oscuridad, un rayo de la luz llamado "amanecer" escapo y Amaterasu se deslumbró por su propia reflexión en el espejo. El dios Ameno-Tajikarawo la jaló fuera de la cueva y ésta fue sellada con una cuerda sagrada shirukume. Rodeada por la festividad, la depresión de Amaterasu desapareció y ella accedió a regresar su luz al mundo. Desde entonces Uzume fue conocida como el kami del amanecer y también como la festividad.
Susanowo, que fue exiliado del cielo, llegó a la Provincia Izumo (ahora parte de la Prefectura de Shimane). Al llegar se encontró a un viejo y a su esposa sollozando al lado de su hija. La vieja pareja explico que, originalmente, tuvieron ocho hijas quiénes fueron devoradas una a una, cada año, por el dragón llamado Yamata-no-orochi ("serpiente de ocho picos", de la cual se decía se originó de Kosi que es ahora la región Hokuriku). El terrible dragón tenía ocho cabezas y ocho colas. Kusinada o Kushinada-Hime (princesa del arroz blanco) era la última de las ocho hijas.
Susanowo, que se dio cuenta inmediatamente de la relación de la vieja pareja con la diosa del sol Amaterasu, ofreció su ayuda en pago de la mano de su hermosa hija. Los padres aceptaron y Susanowo transformo a Kushinada en un peine y la ocultó en su pelo. También ordenó construir una cerca alrededor de la casa, con ocho puertas abiertas en la cerca, ocho mesas colocadas en cada puerta, ocho barriles colocados en cada mesa y cada uno de los barriles llenados con licor de arroz elaborado ocho veces.
El dragón Orochi, al llegar al lugar, quedo fascinado por el licor, lo bebió y durante el estupor que le produjo, Susanowo lo asesinó y un río cercano se tornó rojo con la sangre del dragón. Cuando Susanowo cortó el dragón en pedazos, encontró una excelente espada en su cola, tan dura que su propia espada no la había podido cortar. Posteriormente la espada fue presentada a Amaterasu y la llamaron “Ame no Murakamo no Tsurugi” (más tarde llamada Kusanagi). Esta espada sería la protagonista en muchos otros cuentos posteriores.
namuji (también conocido como kuninushi) era un descendiente de Susanowo. El, junto con sus muchos hermanos, compitió por la mano de la princesa Yakami de Inaba. Mientras viajaba de Izumo a Inaba para cortejarla, los hermanos se encontraron un conejo desollado yaciendo en una playa. Al ver esto le dijeron al conejo que se bañase en la playa y se secara con el viento en una alta montaña, el conejo les creyó y sufrió en agonía. namuji, quien se reía a espaldas de sus hermanos, llegó y vio al conejo dolorido y mando al conejo a bañarse en agua fresca y cubrirse con un polvo de la flor gama (cattail). El conejo sanado, quien en realidad era una deidad, le informo a Onamuji que el seria quien desposaría a la Princesa Yakami.
Las pruebas de namuji fueron muchas y murió en dos ocasiones por sus celosos hermanos. En las dos ocasiones su madre Kusanda-hime lo salvaría. Perseguido por sus enemigos, él se aventuró al reino de Susanowo donde él se encontró con la hija del vengativo dios, Suseri-hime. Susanowo probaría a Onamuji en varias ocasiones pero al final, Susanowo aprobó al joven muchacho y predijo su victoria contra sus hermanos.
Aunque la tradición Yamato atribuye la creación de las islas japonesas a Izanagi y a Izanami, la tradición Izumo dice que Onamuji, junto con un dios enano llamado Sukunabiko, contribuirían o por lo menos acabarían la creación de las islas de Japón.
Amaterasu ordenó a su nieto Ninigi gobernar sobre los suelos. Ella le dio tres tesoros sagrados:
El collar magatama de Yasakani no magatama (ahora situado en el palacio imperial);
El espejo de bronce de Yata no kagami (ahora en el templo de Ise); y
La espada Kusanagi (una posible replica que ahora está en el templo de Atsuta, Nagoya)
Los primeros dos fueron hechos para para sacar a Amaterasu de Iwayado. El último fue encontrado en el dragón del ocho-dientes. De estos tres, el espejo es el símbolo de Amaterasu. Los tres juntos constituyen el Regalía Imperial de Japón.
Ninigi y su compañía bajaron a la tierra y llegaron a Himuka, allí él fundó su palacio.
Ninigi conoció a la Princesa Konohana-sakuya (símbolo de las flores), la hija de Yamatumi (amo de las montañas). Ellos se enamoraron y Ninigi pidió a Yamatumi la mano de su hija. El padre estuvo tan complacido que ofreció la mano de sus dos hijas, Iwanaga (símbolo de piedra) y Sakuya (símbolo de flores). Pero Ninigi solo se casó con Sakuya y rehusó a Iwanaga.
"Iwanaga esta bendecido con la eternidad y Sayuka con la prosperidad", Yamatumi dijo en lamentación, "al rehusar a Iwanaga, tu vida será breve de ahora en adelante". Debido a esto, Ninigi y sus descendientes se hicieron mortales.
Sakuya concibió de noche y Ninigi dudo de ella. Para probar la legitimidad de sus niños, Sakuya juro por su suerte y se arriesgó; ella incendio su habitación mientras daba luz a sus tres hijos y debido a esto, Ninigi reconoció su castidad. Los nombres de los niños fueron Hoderi, Hosuseri, y Howori.
Hoderi vivió de la pesca en el mar mientras que su hermano Howori vivió de la caza en las montañas. Un día, "Howori" le pidió a su hermano intercambiar los papeles por un día. "Howori" intento pescar, pero no pudo conseguir nada y además perdió el anzuelo que su hermano le presto. Hoderi acuso implacablemente a su hermano y no aceptó sus disculpas.
Mientras que "Howori" estaba sentado en una playa, perplejamente dolorido, Shihotuti le dijo que viajara en un barco llamado el Manasikatuma y que se dirigiera a cualquier sitio que le llevara la corriente. Después de este consejo, Howori llegó a la casa de Watatumi (amo de los mares). Allí él conoció a Toyotama, hija de Watatumi y se casó con ella. Después de tres años de la unión, recordó a su hermano y su anzuelo, entonces le habló a Watatumi sobre él.
Watatumi pronto encontró el anzuelo en la garganta de una brema y se lo dio Howori. Watatumi también le dio dos bolas mágicas, Sihomitutama, que podía causar una inundación, y Sihohirutama, que podía causar un reflujo y lo mando a la tierra, junto con su novia.
Mientras Toyotama daba a luz, ella le pidió Howori que no la mirase durante su parto. Sin embargo, Howori, lleno de curiosidad, miró furtivamente, y la vio transformada en un tiburón en el momento que nació su hijo, Ugaya. Enterada de esto, Toyotama desapareció en el mar y no volvió pero ella confió a su hermana Tamayori sobre su vivo deseo por Howori.
Ugaya se casó con su tía Tamayori y tuvieron cinco hijos, incluyendo a Ituse y Yamatobiko.
Leyenda
Primer Emperador: En la mitología japonesa, Yamasachi-hiko casó a la hija del dios del mar, y nace un niño nombrado Ugaya-fukiaezu. Ugaya-fukiaezu tenía 4 hijos. Pero fueron sus segundos y terceros hijos a otros lugares. Más adelante el hijo es el emperador Jinmu que conquista la tierra de Yamato. En esta línea está la casa imperial de Japón.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://talisman.mejorforo.net
Admin Talisman
Reina/Rey de las Hadas
Reina/Rey de las Hadas
avatar

Cantidad de envíos : 172

MensajeTema: Re: Japón   Jue Mayo 15 2008, 17:24

DIOSES DE LA MITOLOGíA JAPONESA

AIZEN-MYO O AYZEN-MYOO
Dios Japonés del amor, adorado por prostitutas, cantantes y músicos. A pesar de su aparien-
cia feroz (posee un tercer ojo colocado verticalmente entre sus otros ojos y una cabeza de
león) es considerado un ser benéfico con el género humano. Originalmente fue un dios del
Shingon y Tendia y representaba los deseos del amor.
AJI-SUKI-TAKA-HI-K)NE
El dios Japonés del trueno, uno de varios. Nació ruidoso, y cuando creció se hizo aun más
ruidoso. Para callarlo, los dioses lo llevaron a una escalera para que la subiera y bajara
(esto explica el por que se acerca y retrocede el sonido del trueno).
AMA-NO-MINAKA-NUSHI
El Divino Señor de la Mitad del cielo de la mitología Japonesa. Esta relacionado con la Es-
trella Polar.
AMA-TERASU O AMATERASU
Es la diosa sintoista del Sol o de la Luz, literalmente: la "Deidad que ilunima el cielo",
o "Ella la que brilla en los cielos".
Nació de las manchas que Izanagi lavó en el río al salir del infierno. Resplandeciente en
su apostura, dignificada con su atuendo de caracter magnánimo y benigno, y brillaba glorio-
samente en el cielo. Tenía a su cargo el gobierno de los cielos. Es la figura central en el
Shinto y la familia Imperial Japonesa desciende de ella. Cuando su hermano Susanowo, el
dios de la tempestad, arruinó la tierra se retiró a una cueva debido a que ella fue muy
ruidosa. Cerró la cueva con un canto rodado gigante. Su desaparición privó al mundo de luz
y vida. Los otros dioses usaron todo su poder para que saliera de la cueva, pero no lo con-
siguieron. Finalmente fue Uzume quien lo logró. La risa de los dioses cuando vieron cómicos
y obscenos bailes de Uzume estimularon la curiosidad de Amaterasu. Cuando ella salio de la
cueva un haz de luz salió (hoy en dia se llama amanecer). La diosa entonces vió su propio
reflejo brillante en un espejo que Uzume había colgado en un árbol. Cuando ella se acercó
para verse bien, los dioses la agarraron y la sacaron de la cueva. Entonces volvió al cie-
lo, y trajo luz de nuevo al mundo. Más tarde, creó campos de arroz, llamados inada, donde
cultivó arroz. También inventó el arte de tejer con el telar y enseñó a la gente como cul-
tivar trigo y gusanos de seda. El santuario principal de Amaterasu esta situado en Ise-Jin-
gue en Ise, en la isla de Honshu. Este templo es derribado cada veinte años y entonces se
reconstruye en su forma original. En el interior del santuario esta representado su cuerpo
por un espejo. Ella es también llamada Omikami ("diosa ilustre") y Tensho Daijan.
AMATSU-KAMI
Los dioses japoneses del cielo. Ellos son los dioses celestiales y son eternos.
AMA-TSU-MARA
El Dios shintoista de los herreros. Junto con Ishi-Kori-dome este cíclope dios herrero hizo
el espejo solar que fue usado para tentar Amaterasu a salir del lugar donde se escondía.
AMATSU-MIKABOSHI
El dios japonés de la maldad. Su nombre significa "Augusta Estrella del Cielo".
AME-NO-KAGASE-WO
Una divinidad astral shintoista.
AME-NO-MI-KURAMI
Diosa sintoista del agua.
AME-NO-OSHIDO-MIMI
El hijo de la diosa Amaterasu. Rehusó ser el señor de la tierra cuando le ofrecieron esta
posición.
AME-NO-WAKAHIKO
El dios japonés que fue enviado para gobernar el mundo. Fue asesinado por el dios del cielo
Takami-Musubi.
AMIDA
Según sus devotos, el más grande de los dioses, soberano y ducho del paraíso; el protector
de las almas humanas, el padre y el dios de todos aquellos que son admitidos a gozar de las
delicias del paraíso: en una palabra, el mediador y el salvador de la humanidad; el dios al
que todo Japonés se gira en el momento de la muerte pues por su intercesión obtienen las
almas la remisión de todas sus faltas y llegan a ser dignas de la beatitud celestial. El
reino de Amida-Nyorai tiene un estanque de loto con bosquecillos de árboles de ambrosia de
joyas, en las ramas de ellos se posan aves maravillosas, mientras que campanas melodiosas
dependido de las ramas, y encima de esto el Budha y su círculo de ángeles, pétalos de bon-
dad se dispersan con la brisa. Hace dos mil años que vivió, habiéndose ejercitado muchos
miles de años en la penitencia y la predicación: hasta que cansado de su existencia, se dió
muerte y fue contado en el número de los dioses. Creen sus adoradores que Amida goza de
gran crédito con Jemma, dios de los Infiernos, para inclinar a este severo juez, no solo a
mitigar las penas de los culpables, sino también a hacerles gracia enviándolos otra vez al
mundo antes del tiempo prescrito para la expiación de sus pecados. Amida es venerado sobre
todo por los devotos que antiguamente le ofrecían el sacrificio de su vida ahogándose en
honor suyo. La víctima entraba en una barquita dorada y adornada de gallardetes de seda; se ataba unas piedras al cuello, en los pies, y en los vestidos; bailaba al son de varios ins-
trumentos, y luego se arrojaba al río. Algunas veces hacían un agujero en la barquilla y se
dejaban caer al fondo a la vista de una multitud de parientes, amigos y bonzos. Otros entu-
siastas de la misma clase se metían en una cueva estrecha en forma de una tumba, cubierta
por todas partes a excepción de un pequeño agujero que servia para entrar el aire, y en es-
te sepulcro el devoto no cesaba de llamar a Amida hasta que expiraba. He aquí la descrip-
ción que hacen de esta divinidad sus discípulos. Dicen que es el Ser supremo; sustancia
indivisible, incorpórea, inmutable, distinta de todos los elementos; que existe con la na-
turaleza, que es el manantial y el fundamento de todo bien, sin principio ni fin, infinito,
inmenso y creador del universo. Es representado en un altar, montado en un caballo con
siete cabezas, jeroglífico de siete mil años, con cabeza de perro, teniendo en sus manos un
anillo o círculo de oro que está mordiendo. Este emblema tiene bastante analogía con el
círculo egipcio considerado como un emblema del tiempo: por lo mismo este dios es un jero-
glífico de la evolución de las edades o más bien de la eternidad misma. Otras veces le dan
tres cabezas, cada una cubierta de una especie de bonete, con barba larga. Sus vestidos
consisten en un ropaje riquísimo guarnecido de perlas y de piedras preciosas.
ANAN
Primo, amigo y seguidor leal de Budha. En Japón es extensamente reverenciado como un inmor-
tal. En la India es llamado Ananda.
AN-NO-TANABATA-HIME
Un dios astral japonés.
BAKEMONO
Espiritus poseidos por poderes del demonio. El término cubre espíritus tales como kappa
mono-no-ke (espíritus del demonio), oni, ten-gu, y yamanba o yama-ubu (una bruja de la
montaña).
BAKU
Un espíritu japonés bueno, llamado el "comedor de sueños". Se dice que los sueños de maldad
están causados por espíritus de maldad. Cuando una persona despierta de una pesadilla, se
puede recurrir a Baku, diciendo: "Baku, come mis sueños". Así Baku sera inducido para tor-
nar un sueño malo en fortuna. Tiene una cabeza de león, pies de tigre y un cuerpo de caba-
llo.
BENTEN
La diosa japonesa del amor, la elocuencia, la sabiduría, las artes, la música, el conoci-
miento, la buena fortuna y el agua. Es la protectora de la geishas, los bailarines, y los
músicos. Originariamente fue diosa del mar o diosa del agua. Más tarde se hizo diosa del
rico y fue añadida Shichi Fukujin. Benten es retratada como una mujer bella, viajando en un
dragón mientras que juega con un instrumento de cuerda. Tiene ocho brazos y en sus manos
tiene una espada, una joya, un lazo, una flecha, una rueda, y una llave. Las dos manos res-
tantes están juntas en oración. Se dice que cuando un dragón devoró a muchos niños, ella
descendió a la tierra para parar su maldad.
BENZAI-TEN
La diosa japonesa del lenguaje, la sabiduría, el conocimiento, la buena fortuna y el agua.
BIMBOGAMI
El dios japonés de la pobreza. Aunque hay muchos que lo rehuyen para evitar muchos "males- tares", hay otros que hacen rituales especiales para obtener sus favores.
BINZURU-SONJA
El dios japonés de la cura y la buena vision. Como él es incapáz de escapar del dolor ayuda
a otros a hacerlo.
BISHAMON
El dios Japonés a quién muchas funciones son atribuidas, pero es conocido como un dios de
la guerra, distribuidor de riqueza y protector de ella. También protege contra demonios y
enfermedades, y es un guardián del Norte. Bishamon pertenece al Shichi Fukujin y es retra-
tado completamente armado, encima de demonios y con una lanza en su mano, algunas veces lleva una rueda de fuego como un halo.
BOSATSU
La forma japonesa del bodhisattva sanscrito, una manifestación de Buddha en el pasado, pre-
sente o futuro. A punto de entrar en el nirvana, así escapa de la carga de existencia indi-
vidual, un bodhisattva ha decidido quedar en tierra para el beneficio de la humanidad.
BUTSU
Es el nombre japonés de Buddha.
BUTSUDO
La palabra japonesa para el Budismo. Literalmente significa "Camino de Buddha".
DENIX
Dios japonés de la guerra.
DRAGÓN DE KOSHI
Vivia cerca del monte Torikami en Izumo (donde se encuentra la puerta del infierno). Segun
la leyenda era un dragon rojo de ocho cabezas y ocho colas, del tamaño de ocho montañas y
ocho valles, que año tras año visitaba un poblado cercano donde vivian dos ancianos llama-
dos Ashinazuchi y Tenazuchi con sus ocho hijas, mismas que habian sido devoradas por este
dragon, hasta que solo quedaba la menor, cuando la fecha en que el dragon vendria por la
ultima hija, el dios Susa No Ho descendio cerca y sintio piedad por los ancianos, tomo por
esposa a la ultima hija y planeo la muerte del dragon, embriagandolo con sake y cortando
sus ocho cabezas y al cortar su cola encontro una espada magica de gran filo llamada Kusa-
nagi, que es una de las tres joyas imperiales y se venera en el templo de Atsuta.
IZANAGI E IZANAMI
Izanami significa "Macho que invita" y tiene como compañera a Izanami, la "Hembra que invi-
ta". Estas dos deidades fueron enviadas al mundo por orden de las "deidades celestiales" a
fin de traer cosas a la tierra. Decendieron de su morada por el "Puente flotante del cielo"
(se interpreta como arcoiris). Izanagi cortó através del espacio con su espada y las gotas
de agua salada de la punta de su espada se coagularon en un islote llamado Onokoro, es de-
cir, "Autocoagulante". Después aterrizaron ahí y se casaron y más tarde dieron la vuelta al
islote en direcciones opuestas y se hallaron en el opuesto más lejano. El primer hijo naci-
do fue un abortado, como una medusa, debido a una falta de la diosa durante la ceremonia de
la boda. Ese niño fue arrojado al agua. Más tarde tuvieron muchas cosas, o deidades, como
el mar, las cascadas, el viento, los árboles, las montañas, los campos, etc... Después del
nacimiento de estas u otras deidades, incluyendo las islas del archipiélago japonés, el na-
cimiento de los dioses del fuego fue fatal a la diosa Izanami. Su muerte fue semejante a la
de cualquier ser humano, a causa de unas fiebres, pudiendo ser llamado el primer caso de
mortalidad humana. Tras su muerte descendió al Hades japonés "Yomot-su-kuni" ("tierra de la
oscuridad").
KUNI-TOKO-TACHI
Al principio, como dicen los antiguos relatos del shinto, había el caos, como un mar de
aceite. De aquél primer caos surgió algo como el vástago de un junco. Resultó ser una dei-
dad llamada Kuni-toko-tachi ("El senór eterno ordenador"), y con él se generaron dos deida-
des llamadas respectivamente, Taka-mi-musubi ("dios-Productor de lo Alto") y Kami-mi-masubi
("diosa-Protectora de lo Divino"), no se dice explícitamente que fueran marido y mujer, pe-
ro es muy probable que como tales fueran concebidos. Los tres se consideran la triada ori-
ginal de la generación de dioses, hombres y cosas. Pero casi nada más se sabe de ellos,
excepto que algunos clanes aseguran descender de uno u otro de ellos. A la primitiva triada
le siguió una serie de dioses y diosas, probablemente por parejas, siendo seguramente per-
sonificaciones de fuerzas germinadoras, como el lodo, el vapor y las simientes. Se dice que
todo estaba "oculto en sí mismo", o sea, muerto, pero no según el consepto de la mortalidad
humana. Tras una sucesión de generaciones y desapariciones espontáneas, apareció una pareja
destinada a generar muchas cosas y dioses de gran importancia. Fueron Izanagi e Izanami.
MITOSHI-NA-KAMI
Dios de las cosechas al que Oh-kuni-nushi logra convencer por medio de sacrificios a apaci-
guar su cólera y volver a restaurar los arrozales y todas las cosechas de la tierra del Ja-
pón.
NINIGI
Su nombre significa: "Hombre Prosperidad". Nieto de Ama-terasu que envió a éste a las islas
del archipiélago japonés para que las reinara.
OH-KUNI-NUSHI
"Gran Amo de la Tierra". Mientras Susa-no-wo dormía, Oh-kuni-nushi ató su cabellera a las
vigas de la casa y huyó con su hija, junto con los tres preciosos vienes de su padre: una
espada, un arco y las flechas, y un arpa. Fue ésta la que despertó a Susa-no-wo, tocando
sola mientras huía Oh-kuni-nushi, pero éste logró escapar mientras Susa-no-wo iba perdiendo
sus cabellos, pese a lo cual persiguió al raptor. Ni bien lo atrapó, exclamó, al parecer
admirado por su astucia: "Sí, te concederé mi hija junto con los tesoros. Gobernarás el pa-
ís y te llamarás Utsushi-kuni-dama, o sea "el Alma de la Tierra hermosa"".
SHICOME
"Hembras de la gran fealdad". Son las furias japonesas, tienen su morada en el infierno.
Fueron invocadas por Izanami para atrapar a Izanagi cuando éste la buscaba para llevarla de
nuevo a la tierra. Y casi lo atrapan de no ser porque éste les tiró unos racimos de uva
silvestre que las Shicomé se entretuvieron comiendo.
SUKU-NA-BIKO
Enano, auxiliar de Oh-kuni-nushi, su nombre significa: "El hombrecito famoso". Este perso-
naje abordó a Oh-kuni-nushi cuando éste se hallaba en la playa, viendo desde el mar en una
almadía, ataviado con alas de alevilla y un manto de plumas. El Amo de la Tierra tomó al e-
nano en la palma de su mano y se enteró de que era hijo de la diosa Productora de lo Divino
y conocedor del arte de la medicina. Los dos llegaron a ser como hermanos y colaboraron en
el desarrollo de la tierra, cultivando diversas plantas útiles y curando las enfermedades
del pueblo.
SUSA-NO-WO O SUSANOO
Es el Dios de la tormenta, literalmente: la "Deidad de impetuosa rapidez". Nació de las
manchas de la nariz, que Izanagi lavó en el río al salir del infierno. Este dios tenía un
aspecto oscuro, llevaba barba, era de caracter furioso e impetuoso, aunque su cuerpo mos-
traba una gran reciedumbre. El mar era el reino a él confiado. Pero descuidaba su reino y
provocaba toda clase de alborotos y revueltas. Llorando y rabiando, declaraba que soñaba la
morada de su madre, y en sus transportes de furor destruía lo que ordenaba sensátamente su
hermana, Amaterasu. Se casó con Kushinada, con quien tuvo un hijo, Onamochi, rey de Izumo,
asistido por la diosa Sukunabicona, la emplumada.
TSU-KI-YO-MI O SUKIYOMI
Es el Dios-Luna, literalmente: el "Guardián de la noche iluminada". Nació de las manchas
del ojo derecho, que Izanagi lavó en el río al salir del infierno.
UKEMOCHI
Diosa de la Fertilidad y la Crianza. Su nombre significa: "el Genio de la Comida". Diosa
que tiene a su cargo la tutela de los alimentos. Muerta por Tsu-ki-yo-mi dio nacimiento a
las cosas útiles, comestibles. El caballo y la vaca salieron de su cabeza; sus cejas produ-
jeron las lombrices; su frente dio el mijo; el arroz surgió de su abdomen, etc...
UZUME
Diosa que interpretó una danza para hace salir a Ama-terasu de la cueva donde se había es-
condido , y divirtió tanto a los invitados que hizo temblar la tierra con sus risas. Ante
la algaravía la Diosa-sol salió por la curiosidad de ver lo que pasaba y así hubo otra vez
sol en la tierra.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://talisman.mejorforo.net
 
Japón
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Número de suicidios en Japón se dispara tras terremoto y tsunami
» 180000 personas deberán ser evacuadas por riesgos de inundaciones en Japón
» Tornado rasga a través de la prefectura de cerca de Tokio, Japón, la demolición de casas y matando a uno
» Una breve mirada a la Dinámica de Placas Tectónicas en JAPÓN
» El volcán Sakura-Jima en Japón entró en erupción

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
www.Talisman.com Sueños y Leyendas :: MITOLOGIA :: Japón-
Cambiar a: