www.Talisman.com Sueños y Leyendas

www.Talisman.com Sueños y Leyendas Si aún sueñas despiert@, si desconectas de la realidad, si aún crees que todo es posible, este es tu mundo.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 SEDNA - La Diosa del Mar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Admin Talisman
Reina/Rey de las Hadas
Reina/Rey de las Hadas
avatar

Cantidad de envíos : 172

MensajeTema: SEDNA - La Diosa del Mar   Miér Mayo 14 2008, 17:33

Sedna es la diosa de mar de los esquimales. Como los mitos del pueblo esquimal, Inuit como se llaman a sí mismos, se transmiten oralmente, existen diversas variaciones en torno al mismo tema, dependiendo de la memoria o de la imaginación de cada contador de historias. Los relatos de Sedna, que ocupan un lugar fundamental en la cosmogonía ártica, se presentan bajo una enorme variedad de formas, pero algunos detalles siempre están presentes, constituyendo el núcleo del mito.



Sedna, hija de un gran cazador de una comunidad costera, era una joven hermosa y ya en edad de casar. Diversos jóvenes de su aldea ya se habían presentado como pretendientes, pero a ella no le gustaba ninguno. El padre estaba preocupado, pues estaba envejeciendo y no podría mantener a Sedna indefinidamente. El mejor destino que una joven esquimal podía esperar es casarse con un joven cazador y fuerte, capaz de sustentarla con los frutos de la caza y de la pesca. Pero Sedna no se interesaba por ningún pretendiente, pareciendo esperar a alguien especial.

Un día apareció en la aldea un visitante bien apuesto, de apariencia seductora y vestido con bellas pieles. Le prometió a Sedna que, si ella lo aceptaba como esposo, tendría siempre una tienda limpia y confortable, pieles suaves para dormir y la mejor carne que el Ártico pueda dar. Además garantizaría el sustento de su padre, enviándole periódicamente la caza que la vejez ya no le permita obtener con tanto hartazgo como antaño.

Encantada, Sedna aceptó la propuesta y fue llevada por su nuevo marido a una isla distante. Allá, descubrió la dura realidad: el hombre que parecía tan hermoso y simpático se despojó de las pieles y resultó ser un malvado pájaro mágico con la capacidad de cambiar de forma. El marido pájaro era cruel y de pésimo carácter, manteniendo a Sedna prácticamente prisionera. Le daba de comer apenas restos de pescado crudo y, como casa tenía una tienda terriblemente sucia y llena de agujeros por donde entraba el viento helado. Sedna lloraba todos los días, y el viento llevaba sus lamentos hasta muy lejos.

Un día, al oír los gemidos de Sedna que llegaban con el viento, su padre decidió ir a visitarla. Desconfiaba que algo no iba bien, ya que nunca recibiera los alimentos que el marido un día prometiera. Salió entonces, en su kayak, remando por el océano helado, en busca de la isla a donde llevara a su hija. Al estar cerca, oyó claramente los lamentos de Sedna y se apresuró remando más fuerte. Cuando llegó allá, encontró a su hija infeliz y maltratada. Como el marido estaba lejos, el padre aprovechó para huir con Sedna en el kayak, remando rápidamente hacia la aldea nativa. Pero el viaje era largo. A mitad del camino, el padre y la hija oyeron gritos y batir de alas. Era el marido-pájaro que, habiendo descubierto la fuga, venía furioso, seguido por otras aves de rapiña, para recuperar a su esposa. El padre intentó remar más rápido, pero no sirvió de nada: el marido-pájaro atacó el kayak con violencia y, tocando el mar con la punta de un ala, ordenó que se levantasen olas gigantescas, igual que en las peores tempestades.

La situación se volvió desesperada. Aterrorizado, el padre de Sedna se dio cuenta que la única forma de salvarse sería librándose de su hija, ya que era lo que quería el marido. Entonces, para sorpresa de Sedna, el viejo cazador la tiró al mar, para que el marido la cogiera. Pero Sedna no tenía ninguna intención de morir, ni de volver con el terrible marido: con todas sus fuerzas, se agarró con las manos al lateral de kayak, en un esfuerzo para volver a bordo. El marido se puso furioso e invocó nuevas olas aun mayores. El padre, cada vez más desesperado, sacó entonces su cuchillo de caza y comenzó a cortar los dedos de Sedna, en un esfuerzo para obligarla a soltar el barco. Los dedos seccionados de la joven fueron cayendo al mar, uno a uno, y transformándose en cada una de las especies que hasta hoy habitan en las aguas del Ártico. Así surgieron los peces, las ballenas, las focas, los elefantes marinos y los otros animales que sirven de alimento al pueblo Inuit (esquimal).

Después de perder todos los dedos, Sedna no consiguió mantenerse agarrada al kayak. Lentamente se hundió en las aguas, mientras tanto las olas se calmaban y su padre consiguió huir. Pero Sedna no murió. Desde entonces vive en los abismos del océano profundo, en donde se transformó en la Diosa de los Mares. La fauna del Ártico es su compañía constante. Cuando los hombres se dejan llevar por el odio y por los intereses mezquinos, cuando no aman a sus semejantes, el peso de los pecados del pueblo Inuit llega al corazón de Sedna, que se pone a llorar. Entonces, todos los animales del Ártico se postran a su alrededor, en el fondo del océano, lo cual provoca que le falte la comida a los cazadores y pescadores. Las olas se levantan, agitadas, y el viento trae tempestades. Viene entonces una época de desolación y furia de los elementos, trayendo el hambre a la comunidad.

Para que las cosas vuelvan a la normalidad, es necesario un ritual de purificación. Es cuando entra en escena la chamán de la comunidad (una mujer sabia y conocedora de los secretos de la naturaleza) quien promueve un rito en el que todos confiesan sus errores, haciendo penitencia y la promesa de no maltratar más la tierra en la que viven. Entonces la chamán entra en trance y va en busca de Sedna en el fondo del océano. Habla dulcemente con la diosa, relatándole el arrepentimiento y las promesas de su pueblo. Después desenreda y peina los cabellos negros de Sedna, retirando de ellos con cuidado las algas y los cangrejos. La diosa de las aguas se va calmando poco a poco y deja de llorar. Compadecida con los hombres, libera una vez más a los animales marinos para que suban a la superficie y se ofrezcan como alimento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://talisman.mejorforo.net
 
SEDNA - La Diosa del Mar
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Crisis de un sistema: El retorno de la Diosa
» ATENEA LA DIOSA PROTECTORA DE LIBRA
» LA DIOSA DANA
» MARI, LA GRAN DIOSA VASCA
» Diosa Arianrhod

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
www.Talisman.com Sueños y Leyendas :: MITOLOGIA :: Esquimales-
Cambiar a: